07 mayo 2007

SPIDERMAN




ADVERTENCIA, CONTIENE REFERENCIAS SOBRE EL GUION Y DESARROLLO DE LA PELICULA SPIERMAN 3
El pasado viernes día 4 acudí a las salas de cine para ver a mi héroe favorito, Spiderman, en su nueva aventura cinematográfica, y bueno, digámoslo directamente, la película, me defraudó.
Para empezar, el guión, enrevesado, tratando de abarcar demasiado en poco tiempo, se mete en berenjenales estúpidos estilo Batman de Tim Burton al otorgarle al villano de turno el dudoso honor de ser el responsable de la muerte de. Algo que me pareció lamentable, pues esperaba ago más. Por lo demás, el personaje del hombre de arena me gustó bastante, además de estar excelentemente creado por los encargados de los efectos especiales, salvo la intromisión en la típica historia de Spiderman de toda la vida, su historia me pareció buena, y su conversión de ladrón de poca monta a villano, impresionante y muy bien desarrollada.
Pasemos al segundo villano de la película, el Duende Verde.
Que Harry Osborn acabaría siendo Duende Verde era algo que los fans de Spiderman sabíamos desde la primera de las películas, pero que en la segunda se hizo más notable cuando el hijo de Norman Osborn descubrió el escondite secreto de su padre. Digamos que la escena de la primera pelea entre ellos es impresionante, brutal, agónica y angustiosa al final. Anotar también ese punto a favor de la perdida de memoria recuperada repentinamente y la genial aparición de Dafne, brevemente, como fantasma de Norman. Sonaba a comic total, y fue de los detalles de la película que más me gustaron. Comentar también el final de este personaje, cerca del estilo a como ocurrió en el comic, pero sin que le diera tiempo a casarse y formar familia. Final melancólico, grandioso, y también comiquero, con los dos amigos perdonándose los pecados del pasado.

Para acabar, vayamos con lo que para mi debía de haber sido, y en parte fue, la sensación de la película. El traje alienígena/Veneno. Para empezar, decir que la forma en la que llega el simbionte a la tierra me pareció acertada, ya que no había forma alguna de explicar que demonios eran las Secret Wars en un mundo en donde solo existe Spiderman de héroe. Fue un recurso bastante correcto, al igual que usaron hace años en la serie de dibujos, explicando que llego a bordo de un trasbordador espacial.
La transformación que sufre Peter cuando el traje le comienza a dominar esta bastante acertada, así como que recurra a Connors para investigarlo, ya que aquí, insisto, no existe más héroe que Spiderman, y los 4 fantásticos no rondaban por allí. Pero eso si, ante todo, me parecen ridículos, estúpidos, fuera de sentido e innecesarios las exhibiciones chulescas de chico malo que hace Meter durante buena parte de la película, demostrando una estupidez supina solo digna de alguien como Raimi, a quien de vez en cuando, se le va la pinza de manera exagerada.
Siguiendo con Veneno, la forma en la que ese odió de Brock hacia Meter se funde con el odio del simbionte a Spiderman, me gusta. Me parece una buena excusa el que Meter destape el fraude cometido por Brock, ya que otra vez nos remetimos a historias comiqueras para defenderlo, aquí no estaba el Comepecados para usarlo de excusa. Sus escasos veinte minutos de aparición me parecen magníficos, por la trepidante acción que se desarrolla, aunque su final me sobraba. De todas formas, algo me dice que si existe una posibilidad de una cuarta parte, habrá un Veneno más, o quizás veamos a Matanza. ¿Nadie se acuerda del cachito de simbionte que se queda Connors? Que por cierto, ¿le veremos alguna vez como El lagarto?

El melancólico final me gusta, porque es, una vez más, comiquero, que es lo que al fin y al cabo me gusta de estas películas, que sean un comic, el que luego sea buena, mala o peor es circunstancial si me ha entretenido. Y esta, pese a todo, lo hizo, con grandes momentos de acción trepidante.
Para acabar decir que media hora que se quedó fuera de metraje se podrá ver en la edición del DVD. Veremos si ese complemento la mejora o la empeora. A mi, pese a todo, ya digo, me entretuvo, me hizo babear por momentos de gusto al ver ciertas escenas.
Publicar un comentario