11 diciembre 2006

THE END



Ha fallecido uno de los grandes genocidas de la historia.
Pinochet falleció ayer en un hospital chileno sin que la justicia se haya tomado su justa victoria, aunque irónicamente, LOS DERECHOS HUMANOS, aquellos que tantas veces violó Pinochet, si se la han tomado, ya que el dictador falleció precisamente el día de los derechos humanos. Justicia poética lo llamaría yo. La lastima es que Pinochet debería de haber fallecido unos 33 años antes, meses arriba sobretodo. Desde su llegada al poder, apoyado por el gobierno estadounidense del republicano Richard Nixon, grande ese Kissinger ¿no?, PInochet secuestró, torturó, asesinó… Todo para acabar con los opositores de izquierdas que tanto molestaban a su Tío Sam.

Por supuesto no fue, ni es, el único dictador que merece que la justicia, aunque se tan poética como esta, ( que digna canción para Víctor Jara ) Ahí están los Trujillo, Videla, Castro… Aunque con el argentino, la justicia algo hizo. Lo que habría que hacer además de condenar, ajusticiar, aunque sea poéticamente, a todos estos dictadores, ( y muchos otros ), seria también ajusticiar, condenar a todos aquellos que les apoyaron en su reinado de terror, ya se a la hora de conseguirlo ( los Estados Unidos ) como durante el reinado de terror y posteriores ( Como la dama de hierro Margaret Thatcher )

Ha muerto Pinochet, ha muerto el terror, lastima que no fuera unos 33 años antes. Quizás ahora, el presidente de Chile, Salvador Allende pueda descansar en paz, al menos en parte, quizás ahora el canto no salga nunca más mal al verse entre tanto y tantos momentos del infinito. Ojala Allende, Jara y todas las victimas dictatoriales de Pinochet puedan descansar en paz por fin.

Como decía Carlos Mejía Godoy: “Colorín, colorado... El pinocho está acabado
Publicar un comentario